Seleccionar página

Por qué estoy vendiendo EM y comprando deuda a corto plazo

El ex asesor de Morgan Stanley y presidente de Winston Capital Advisors, Fabian Onetti, nos da su opinión sobre los principales eventos del mercado del mes pasado y cómo ha posicionado su cartera para mitigar su impacto y generar rendimientos.

El mes de mayo estuvo cargado de eventos geopolíticos, algunos tuvieron profundos impactos en el mercado, otros no tanto o se verán en los próximos meses. Comencemos con Corea del Norte.

Después de muchas idas y venidas, parece que la reunión de los dos líderes finalmente tendrá lugar el 12 de junio. Impacto potencial en el mercado, nada. Al igual que en los días de la Guerra Fría, cuando la discusión es sobre armas nucleares, es tan cambiante y sorprendente que el mercado no sabe cómo valorar tal evento y, por lo tanto, no lo hizo.

Problemas de la península

Luego, la crisis en Italia y España, en ambos casos tuvimos un cambio de gobierno que fue bastante traumático, políticamente y también para los mercados. En Italia, un miembro fundador de la Unión Europea, una coalición de partidos antisistema de extrema derecha e izquierda intentó formar un gobierno. El presidente italiano, un jefe de estado con poderes limitados y no elegido por voto popular, vetó al candidato a primer ministro sobre la base de la agenda de la coalición. El otro descubrimiento desagradable fue la falta de liquidez en los mercados una vez que los inversores quisieron salir.

Grandes fondos como el fondo Janus Unconstrained Bond administrado por el legendario Bill Gross perdieron un 3% en un solo día. Parte de la falta de liquidez se atribuyó a la estricta nueva regulación sobre las instituciones financieras. Al final de la semana se evitó una gran crisis cuando la coalición presentó un plan más sensato y fue aprobado. Los mercados se calmaron pero todavía no soy un comprador.

Italia fue el mejor mercado de acciones europeo hasta la fecha antes de que comenzara esta crisis (EWI + 12.3%), ahora es plano para el año. A medida que avancen las semanas, aprenderemos más sobre las nuevas políticas del primer ministro, que si bien no son contrarias al euro, ciertamente no serán favorables al mercado ni fiscalmente responsables. Dada la corta vida promedio de los primeros ministros en Italia, mi recomendación es esperar y ver con inversiones allí.

Luego fue España, un voto de desconfianza en su primer ministro fue exitoso por primera vez desde que España ganó la democracia a principios de los 70 y Mariano Rajoy fue despedido y reemplazado sin el llamado a elecciones. La nueva coalición está liderada por el PSOE, un partido veterano amistoso con la UE. Sin embargo, obtuvo los votos necesarios al formar alianzas (tal vez prometedoras) con muchas de las partes marginales del sistema. Mientras escribo las vendettas ya comenzaron en el nivel político. Es otro mercado para evitar hasta que tengamos más claridad.

Influencia de los Estados Unidos y venta de América Latina

También tuvimos NAFTA y mucho ruido en el frente de aranceles. Por ahora hay fatiga de los inversores y no se está prestando mucha atención. ¿Compulsión arriesgada? Quizás, pero necesitamos ver más en este frente para hacer mejores juicios. Por ejemplo, las tarifas de acero y aluminio tienen una importancia económica mínima si finalmente se promulgan.

Durante el resto del mes, el dólar estadounidense golpeó y castigó a todos los demás, buenos y malos, moneda fuerte y débil. El mayor dolor se infligió a los mercados emergentes. Una combinación de tasas más altas, el final de la flexibilización cuantitativa y la subida del dólar fue un cóctel demasiado fuerte para muchos.

Tomamos una gran porción de tarta humilde y vendimos nuestras posiciones en Argentina y Chile. Afortunadamente, no estuvimos mucho tiempo en Brasil o Turquía, que también han sufrido mucho. El año pasado hablamos con nuestros clientes sobre el riesgo del final del dinero fácil y los ejercicios de flexibilización cuantitativa, no solo en los EE. UU. Sino también en todo el mundo.

Cambios en la cartera

En consecuencia, para el mes de junio, hemos vendido algunos mercados emergentes, acciones, bonos y bonos locales. Usamos esos fondos para comprar más bonos a corto plazo y algunos fondos mutuos que ya están produciendo cerca del 2% e incluso algunas calificaciones de grado de inversión a largo plazo y acciones preferidas de bancos bien capitalizados.

Aunque nos gusta el capital de EE. UU., No compramos más porque ya poseemos acciones de tecnología y la volatilidad en lo que va de año nos ha enseñado a ser más cautelosos.

Al final del día, nunca pelee con la Reserva Federal y siempre esté cansado cuando las tasas suban.

Fuente: Citywires
Por   | 

 

Whatsapp